Flor de Clavo

Magallanes ha muerto en combate, y no queda con vida ninguno de los cinco capitanes que partieron de Sevilla. Carvalho, Espinosa y Juan Sebastián Elcano son elegidos en votación para continuar el viaje.